River o el legítimo nombre de mi Mediterráneo.



Entonces fue cuando empezó a llorarme la memoria sin ninguna explicación” Gabriel Báñez(1951-2009)


Nuevamente me llora la memoria. Esta vez desde la vida compartida a través de miles y miles de palabras.

Un Mediterráneo hecho palabra con las luces de la costa y sus delfines. Faros, cielos,  flores: apalabrados, también.

Y un alma limpia,  como aquella que cualquiera de nosotros desearía entregarle a su más preciado afecto. Un alma que se creía  letra minúscula...  

Cuentan los que, supuestamente, saben que Aribert (River) Costa, un catalán maravilloso, músico, navegante, tímido poeta, coleccionista de migas de pan para alimentar gorriones,   guardián entre el centeno y tantos etcéteras…
Cuentan, digo, que el  niño rubio que solía jugar en las playas de  S´Agaro  ya no camina por los muelles de Barcelona ni toca su guitarra ni escribe. Eso dicen.

Será  la verdad más mundana.

Acá, en la Cruz del Sur, lejos de toda oscuridad,  sigue siendo Mi  Fuente.


Deshacer  el frío de esta luna.

Hasta la ignorancia

Desandar  caminos


Desmontar telones

Y corceles

Desatar los nudos

Que me unen

Al reflejo

de lo que alguna vez

ha sido.


No sé si puedo.

No quiero.









Sigo buscando los lugares verdaderos. Allí te encuentro.

10 comentarios:

Lady Gemixxxx dijo...

Diferentes maneras de entregarnos al mundo, a la vida.

¿Qué es nuestra esencia sino el poso que dejamos en los demás a través de ella? Somos un cofre de tesoros lleno de instantes, recuerdos, palabras. Somos lo que hemos vivido, sentido, amado, llorado. Somos nuestros deseos, los irrealizables en estas coordenadas también, en el resto de realidades paralelas nada está decidido todavía. Somos la fuerza y la caida, la inspiración y el silencio. Somos el mar y el cielo, el azul que permanece siempre unido...

Hay un océano, hay un Mediterráneo. Y miles de cáscaras de nuez para cruzarlos...

Te quiero dulce mina. Tanto, vos sabés...

Besos,

(es posible iniciar una colección de "des-" hermosos, te lo prometo...)

Julieta dijo...

Gracias Gemixxxx por tu comentario que me regala cariño y templanza.

En este punto del universo somos en la palabra...

La palabra, NADA MENOS que la palabra en "nosotros"...

Sigo intentado poner todas las palabras en su lugar.

:)

Te quiero.

Lady Gemixxxxx dijo...

Nuestros regalos parten del mismo lugar. De allí donde nació todo. De un grafito que un día fue tecla y que nos permitió empezar a restar distancias.

Sí, somos "en" palabras, y somos "las" palabras. Tenemos en el alma un alfabeto hermoso que nos permite reconocer aquellos caminos en los que las luces giroscópicas brillan más. Hay una tapia, y hay dos lados. Yo soy feliz de que estemos en el mismo.

Te quiero, mi linda mina porteña. Desde todos los tangos que nunca sabré bailar.

Besos,

(seguí re-colocando, podés. Y no estás sola)

dunah dijo...

Siempre está, y siempre estará. Y es reconfortante saberlo, sentirlo. Yo tampoco quiero, ni puedo. Y tú eres parte de esto tan bonito que no sé como llamar. Creo que lo llaman amar (en minúsculas, el corazón no entiende letras de molde... al menos el mío)
que digan lo que quieran jota, tú y yo sabemos, sentimos... y él también
quiérote (muuucho)

Julieta dijo...

Dunah!

Traje sus ojos en el afán de colocarlo en el verdadero lugar que ocupa en mi vida.

Más allá de nicks o breves (y fabulosos) comentarios en pequeños blogs perdidos están las infinitas horas que compartimos deshaciendo todas, todas las distancias...

No tengo mucho más para ofrecerle, (le escribía a Fran) : un lugar en mis letras porque el pedazo de corazón se lo llevó él, donde esté.

Valga para mi descargo: las palabras SON mi vida.

Te quiero por dos.

Franz dijo...

Se impone no querer.

Equivalencia en mis palabras que dejé en nuestro pequeño mundo lizardo, como si te hubiese leido... te conozco un poquito y tus sentimientos los tengo ahí, en el extremo de la espuma de las olas frías del mar que estoy mirando romperse bajo esta lluvia que no cae en la arena porque el viento aprieta cada gota en ráfagas propiedad de los remolinos. Pero se detienen ante mi. Puedo mirar dentro del siroco de la tarde y pedir que me envuelva hasta poder escribir contestándote a lo que ni siquiera antes aun había leido. Ulular con el bóreas hasta unirnos para visitar estrellas en el norte y sonreir sabiendo que su energía la llevamos dentro.

¿Ves? alargar mi mano para acompañarte mi querida Julieta.

Besos corazón. Te quiero.

Julieta dijo...

Fran: huellas en todos los mares y carabelas...

Mochilas cargadas de estrellas que el le petit prince punk (las p que tanto adora Who) sabía llevar tan bien!

Obligados a respirar por todos los que no pueden hacerlo...

Lo escribiré en el espejo de mi baño y en el mi antebrazo izquierdo (lapicera nomás)

Gracias por tanto y tanto.
Mua

terko dijo...

Ninguna separacion puede ser demasiado prolongada.

Anónimo dijo...

¿Cómo se nos escapó que era el hermano de river phoenix? Nos lo puso a huevo y no lo supimos ver!!! Que timo más tonto por nuestra parte. Pasó porque dejamos de ser niños; ellos lo sabrían incluso antes de volver la mirada hacia los dedos que mueven las montañitas de tierra después de advertir una sola vez los ojos del hermano.

lesdamm.

Julieta dijo...

Qué loco todo!!!

Fuimos un gran coro griego para este desopilante personaje!

tenés razón con eso de que dejamos de ser niños...

:)

Vaya uno a saber que ojos luce actualmente!

MuA